Armillaria mellea

Cómo controlarla en las cepas de Vid

¿Qué es la Armillaria mellea?

Foto de vid sufriendo de Armillaria mellea.
La Armillaria mellea es un hongo parásito, de los más peligrosos de su género y es el responsable de la enfermedad llamada «podredumbre blanca» en las raíces de las cepas de vid, árboles y otras plantas de menor porte.
Los hongos parásitos son los que se desarrollan y llevan a cabo su existencia sobre tejidos vivos. Dentro de estos, los que son capaces de crecer y desarrollarse sobre materia orgánica muerta, como es el caso de la Armillaria, reciben el nombre de parásitos facultativos. La Armillaria, desde el punto de vista nutritivo es un saprófito, porque se alimenta de materia orgánica muerta o en descomposición, aunque ecológicamente se comporta como un parásito. Su alto poder destructivo se debe a que, a diferencia de la mayoría de los hongos parásitos, no necesita moderar su crecimiento para evitar matar a la planta en la que se hospeda, ya que continuará creciendo utilizando la materia orgánica muerta o en descomposición y avanzando por el suelo y colonizando otras plantas que están sanas.

La relación entre los hongos y las plantas

Todos los hongos establecen interacciones con las plantas, como en el caso de las micorrizas e infinidad de hongos que viven en bosques o incluso campos de cultivo. Sin hongos las plantas no podrían vivir, pero debemos tener muy clara la diferencia entre un hongo simbiótico como las micorrizas y un hongo parásito como la Armillaria. La Armillaria pertenece al grupo de hongos parásitos, y en su interacción con una planta viva, se alimentará de ella. Cuando la planta muera, a veces por la propia acción de la propia Armillaria, se comportará como un hongo saprófito, alimentándose de la materia orgánica muerta o en descomposición de la planta en que se hospedó.

Armillaria mellea

Los hongos parásitos son los principales recicladores del planeta, pues mediante la maraña de micelios que tejen entre las paredes celulares tanto de plantas muertas como vivas  y mediante las encimas y los ácidos que liberan, extraen de éstas complejos químicos simples, devolviéndolos a la naturaleza en forma soluble: carbono, hidrógeno, nitrógeno y minerales. Pero dado que un hongo como la Armillaria nos va a parasitar y provocar la muerte de nuestras cepas; debemos evitar que entre en nuestro viñedo y, en el caso de que lo haga, detectar donde está y  detener su avance lo antes posible.

Así coloniza el suelo y las raíces de las cepas de vid. Ciclo biológico de la Armillaria

La Armillaria se puede reproducir tanto por esporas como por contacto con los micelios , siendo este contacto entre los micelios de Armillaria la manera más habitual a la hora de expandirse por un suelo de cultivo o un bosque. Se estima que este sistema de propagación sucede en más de un 90% de las ocasiones y a través de las esporas en menos de un 10% de las veces. Sus hifas, filamentos de tamaño microscópico que reunidos con otros filamentos acabarán formando el micelio, seguirán creciendo por el sustrato y el suelo. Asentándose en tocones de cepas muertas y en tejidos alterados de cepas que aún viven, forman nuevos centros de difusión. Continúa colonizando las raíces principales, luego las secundarias y finalmente las más finas, creciendo como una telaraña por debajo de la corteza y alimentándose del cambium subcortical de la parte superficial de todas las raíces vivas o muertas que encuentre a su paso
Fotografía del hongo  Armillaria mellea
Si al llegar el otoño o el invierno vemos setas de Armillaria en un viñedo, es una señal inequívoca de que ya ha extendido sus micelios por el suelo y a buen seguro que ya hemos visto en el verano anterior alguna cepa muerta o por lo menos muy afectada, con pocas hojas y secas, racimos pasificados… Si a lo largo del verano vemos cepas decaídas, es recomendable observar si hay una podredumbre blanca en las raíces. La forma de hacerlo es cavar en las raíces más cercanas al tronco principal de la cepa; si hay podredumbre blanca (Armillaria) es fácil reconocerla. De forma más evidente también pueden aparecer estas manchas en el cuello de la cepa, en la zona más cercana al suelo, que se pueden llegar a ver a simple vista.
Si vemos estas manchas blancas, debemos pasar a la acción lo antes posible y detener el ataque ya que, en caso contrario, las cepas afectadas se acabarán muriendo, porque no se pueden alimentar ya que la Armillaria está alimentándose de las raíces y, lo que es peor aún, el ataque continuará hacia las cepas sanas más cercanas, por ello, la importancia de pasar a la acción. Llegados a este punto, lo más seguro es que nos digan que no existe un tratamiento para esta enfermedad, pero esta frase, repetida hasta la saciedad desde siempre, ya no es cierta. Con los productos de Nostoc hemos conseguido rescatar a muchas cepas de una muerte asegurada, y lo más importante aún, en varios viñedos hemos detenido el avance de la Armillaria hacia las raíces de cepas sanas.
Debemos centrar nuestros esfuerzos en cuidar de la salud del suelo, ya que en un suelo sano, la Armillaria tendrá más dificultades para establecerse en él y en el caso de que lo haga, le será más difícil atacar a nuestras cepas. El control de la Armillaria ,al principio, es complicado, debido al hecho de que los primeros síntomas pasan desapercibidos, y cuando los síntomas sean evidentes en las cepas,el hongo estará muy establecido en el suelo. Dicho esto, es necesario adoptar una serie de medidas encaminadas a evitar que la Armillaria se instale en el terreno y eliminar, siempre que sea posible, las condiciones ambientales o prácticas culturales que favorezcan su desarrollo. La prevención es la mejor arma para evitar que nuestro viñedo sea atacado por la Armillaria y se vaya muriendo poco a poco.
Antes de usar Nostoc: Raíces de la vid afectada por la Armillaria  
Raíces afectadas y a punto de morir
Después de usar Nostoc: Raíces de la vid recuperadas tras la aplicación de productos Nostoc
Raíces recuperadas gracias a Nostoc

Medidas de prevención para evitar Armillaria

Una de las primeras cosas que debemos hacer es evitar abonar con material vegetal verde y sin compostar, sobre todo si procede de bosques. En estos casos es muy probable que en este material vegetal existan esporas o micelios de Armillaria; los bosques son su hábitat natural y si queremos abonar con estos restos, previamente deberemos compostarlos o incluso una mejor opción es hacer humus de lombriz con ellos.

Otras medidas para evitar la Armillaria en nuestra viña:

  • Si plantamos nuestro viñedo en un terreno que previamente fue un bosque, debemos eliminar todas las raíces, restos de madera o troncos.
  • Recoger muestras de tierra y enviarlas a un laboratorio a analizar para saber si hay algún hongo patógeno en el suelo donde vamos a plantar.
  • Una vez sepamos si existe algún hongo patógeno, podremos apoyarnos en un abonado con humus de lombriz y en los productos de la gama HTpro de Nostoc indicados para el tratamiento de hongos de suelo.
  • Mejorar el drenaje del suelo y limitar el riego en terrenos pesados.
  • En la medida de lo posible, evitar que el suelo se compacte, sobre todo si tiene problemas de drenaje. Con el paso de la maquinaria el suelo tiene tendencia a compactarse, pero podemos reducir la presión sobre el suelo dejando crecer un manto vegetal o cubriendo con paja. Estas son acciones que nos ayudarán a ejercer menos presión sobre el suelo, minimizando su compactación y reduciendo la evaporación del agua.
  • Eliminar o minimizar lo máximo posible el uso de herbicidas, ya que estos afectan a la vida microbiana del suelo, a las lombrices de tierra, a los hongos beneficiosos; además de incrementar la vulnerabilidad de nuestras cepas. No debemos olvidar que las lombrices o los hongos beneficiosos son los mejores aliados que tenemos para cuidar de los suelos agrícolas, trabajan gratis, mejoran la salud del suelo y las plantas y mantienen a raya a infinidad de hongos patógenos, incluidos la Armillaria.
  • Limitar el laboreo a la capa superficial y fuera de la zona de goteo para evitar heridas en el sistema radicular de las cepas.
  • Abonar con humus de lombriz, que es el mejor abono para mantener un suelo sano y rico en microorganismos beneficiosos. También se puede complementar este abonado con Humus Líquido de Nostoc, inlcuso usando ambos.
  • Retirar los restos de poda, ya que esos trozos de madera, si son muy grandes, tardarán mucho tiempo, incluso años, en descomponerse y mientras estén en el suelo descomponiéndose serán alimento para la Armillaria.
  • En el caso de que no nos sea posible retirar los restos de poda, triturarlos lo máximo posible, para acelerar su descomposición.
  • Si en un viñedo no tenemos Armillaria, pero si en el viñedo colindante, podemos evitar la entrada de los micelios de Armillaria a través del suelo plantando líneas de árboles resistentes a la Armillaria por su perímetro.  Las raíces de estos árboles emitirán compuestos que neutralizarán el avance del micelio. Ejemplos de árboles resistentes a la Armillaria: boj, fresno, mirto, pino carrasco o el algarrobo.

Medidas culturales en el caso de que la Armillaria ya esté instalada en el viñedo

La batalla contra la Armillaria no se gana en un solo día, no se  trata de aplicar una serie de productos y pensar que el problema va a estar solucionado.

Cuando aplicamos los productos de Nostoc, no solo estamos luchando contra una plaga o una enfermedad, estamos sembrando vida, y debemos complementar esta siembra de vida con unas buenas prácticas culturales, como las que indicamos en el punto anterior. Salvo que la muerte ya sea total, antes de arrancar una cepa, podemos darle una última oportunidad regándola con abundante agua, unos 20 litros por cepa, en la que diluiremos Humus Líquido de Nostoc y HTpro Black, aplicaremos una o 2 veces, con un intervalo de entre 10 y 15 días y esperaremos a ver si la cepa vuelve a brotar.

HTpro Black

Ver producto

Humus líquido

Ver producto

No debemos olvidar que la cepa ha “muerto” porque la Armillaria se está alimentando de las raíces y llega un momento en que la vid no puede nutrirse. En nuestros trabajos de campo hemos visto a muchas cepas volver a la vida, ya que los hongos beneficiosos y los microorganismos presentes en los productos de Nostoc le ganaron la batalla a la Armillaria: el sistema radicular se regeneró y en muchas ocasiones aparecieron brotes nuevos en la parte baja del tronco principal, por encima del injerto.
Rebrote generado por encima del injerto en vid recuperada de Armillaria
Nuestro consejo es, salvo que veamos brotes por toda la cepa en los 2 o 3 meses posteriores a la aplicación del primer tratamiento con los productos de Nostoc, cortar por encima del brote o brotes nuevos que hemos seleccionado, quitar la madera de la finca, quemarla  y construir la nueva parte aérea con los brotes que no hemos cortado. Para frenar el avance de la Armillaria debemos tratar también las cepas sanas que se encuentran alrededor de las que han muerto o están enfermas. En estas cepas, para reducir costes, se puede aplicar menos dosis de Humus Líquido y HTpro Black. La aplicación del tratamiento en estas cepas cercanas a las enfermas o muertas es imprescindible, ya que aunque las veamos aparentemente sanas, su sistema radicular es probable que ya esté siendo colonizado y atacado por la Armillaria.
Las aplicaciones se harán alrededor de la base del tronco, que es de donde parten las raíces principales y por donde la Armillaria empieza su ataque. Estas aplicaciones manuales a pie de tronco o, si no tenemos tiempo, a través del sistema de riego por gotero (con un filtro de 100-120 micras, que evite que los goteros se atasquen y permitan pasar a los microorganismos), se pueden hacer en cualquier época del año. También podemos aplicar el tratamiento con una cuba de riego acoplada a un tractor y pistolas de aplicación, rociando el suelo con el caldo o inyectándo en él (usando agua sin cloro y trabajando a menos de 20 bares de presión).

Vid en proceso de recuperación tras el tratamiento de Nostoc

Cómo replantar una cepa en zonas afectadas por Armillaria

  1. Serrar la cepa muerta, arrancar su tocón y todas las raíces que podamos, sacarlas del viñedo y quemarlas.
  2. Abrir el agujero donde vamos a plantar la cepa nueva y regarlo con Humus Líquido y HTpro Black, mojando el fondo del agujero, las paredes y su perímetro.
  3. Es interesante dejar el agujero abierto, por lo menos durante unos días, antes de volver a plantar. Si queda abierto más tiempo o incluso de un año para otro, mejor, pero si nos apoyamos en el Humus Líquido de Nostoc y en HTpro Black, el tiempo de espera antes de plantar se puede reducir mucho.
  4. No olvidemos que estamos plantando una cepa nueva en el lugar donde la Armillaria ha colonizado el suelo con su micelios y ha estado hospedada en una cepa que ha matado.
  5. En el momento de plantar, echar en el fondo del agujero unos 200 gr. de Humus de lombriz o Humus Plus de Nostoc.
  6. Plantar la cepa introduciendo sus raíces en contacto directo con el humus de lombriz.
  7. Regar con agua y más adelante se le aplicará el mismo tratamiento a base de Humus Líquido de Nostoc y HTpro Black que a las cepas que estamos tratando en preventivo y, si es posible, regar la superficie cercana a la cepa recién plantada.

Dosis de productos Nostoc y cantidad de agua recomendada para su aplicación

Cuando reguemos toda la superficie del viñedo aplicaremos la dosis indicada por hectárea: 20 litros de Humus Líquido y 2-4 litros de HTpro Black. Para tratar cepas de forma individualizada aplicaremos unos 15 cm³ de Humus Líquido y 3 cm³ de HTpro Black por cepa, juntos y disueltos en abundante agua, mínimo 10 litros de agua por cepa, asegurándonos de que esta disolución entra bien en el suelo. Si está lloviendo, podemos reducir más aún la cantidad de agua a añadir, con 4 o 5 litros de caldo por cepa sería suficiente, la lluvia se encargará de hacer el trabajo de introducir el tratamiento en el suelo y la humedad de extender los hongos y microorganismos beneficiosos

HTpro Black

Ver producto

Humus líquido

Ver producto

Con una buena estrategia y apoyándonos en los productos de Nostoc, ganarle la batalla a la Armillaria ya es posible

Productos recomendados en el artículo para tratar la Armillaria mellea:

HTpro Black

Ver producto

Humus líquido

Ver producto