En torno al 70% de la superficie mundial del cultivo de la fresa pertenece a Europa.

España se ha convertido en la principal productora de Europa, con un crecimiento continuado desde la década de los 80. Otro país muy importante en cuanto a producción es Alemania.

Andalucía concentra en torno al 93% de la producción total, localizada casi en su totalidad en la provincia de Huelva, y en Cádiz alrededor de un 5%.

Características generales

La fresa responde al nombre científico de Fragaria vesca, F. viridis o F. moschata.

Es una hierba perenne, y por tanto vive más de un año, aunque se considera un cultivo anual porque se renueva cada año o cada dos años. 

Pertenece a la familia Rosaceae, y es una planta que podría alcanzar 2-3 metros de longitud, aunque lo normal en nuestras producciones sean alrededor de 40 cm.

Esta hierba posee un sistema radicular compuesto por raíces y raicillas y su profundidad es muy variable dependiendo del suelo en el que se encuentre el cultivo.

Tiene hojas en roseta con un largo peciolo y con bordes serrados insertadas en la “corona” que es el tallo corto y con forma cónica que posee la planta.

Cada flor del cultivo da lugar a un fruto de tipo aquenio, que es un fruto de forma casi triangular de color rojo, que en realidad es una baya.

Los frutos reales son las pequeñas semillas normalmente de color negras o blancas que cubren la superficie de la fresa.

Cultivo y cuidados de la fresa

El cultivo de la fresa necesita ciertos cuidados en cuanto a algunos aspectos como la temperatura, la luz, el suelo o el agua. El objetivo es que se desarrolle de forma óptima y la producción sea buena tanto en cantidad como en calidad.

¿Qué clima es el adecuado para la fresa?

El cultivo de la fresa se adapta muy bien a muchos tipos de climas, aunque el crecimiento de la planta depende de las condiciones de luz y temperatura. Un rango óptimo de temperatura para una buena fructificación se sitúa entre los 10 y 20ºC.

Se establece además bajo túneles que protegen al cultivo y le aportan unas condiciones de humedad y temperatura muy favorables para la fructificación. De esta forma, se “engaña” a la planta para que dé frutos durante más tiempo y aumenta la producción frente a cultivos al aire libre.

En Huelva normalmente se cultiva bajo micro túneles en casi el 80% de las explotaciones, y macrotúneles en la superficie restante.

¿Qué tipo de suelo necesita?

El suelo ideal para el cultivo de la fresa es un suelo arenoso o franco-arenoso, y medianamente profundo. 

El pH óptimo para el cultivo se sitúa entre 6-6,5, con buenos contenidos en materia orgánica. Es una planta sensible a la salinidad y muy sensible a los suelos con caliza activa, ya que se produce un bloqueo del hierro y clorosis si ésta supera valores por encima del 5%.

¿Cuándo se siembra y se recolecta la fresa?

En la actualidad, la fresa se ha convertido en un cultivo anual y sin rotación. 

En julio se empieza con las labores de preparación del terreno y en junio-julio del año siguiente se termina con la última recolección y destrucción del cultivo. 

Aunque es un cultivo que se podría sembrar a lo largo de todo el año,  la plantación suele hacerse a finales de octubre.

Decimos plantación puesto que la fresa no se siembra mediante semillas, sino que se realiza de forma vegetativa, con plantas seleccionadas que cumplen con numerosos parámetros de calidad y salud, garantizando una producción homogénea y con menor riesgo de plagas y enfermedades.

Dos meses después de la plantación, se realiza la instalación de los túneles de protección. 

La fecha de recolección de la fresa varía dependiendo de la variedad, la zona y el mes en el que se esté recolectando, pero empieza a recogerse fresa desde diciembre en la mayoría de las plantaciones y acaban en junio-julio.

Riego de la fresa

El cultivo de la fresa es muy exigente en cuanto al agua, ya que requiere riegos periódicos y con agua de buena calidad.

En Huelva, el sistema de riego habitual es el goteo y se utiliza prácticamente en el 100% de las plantaciones, pero cada vez se está introduciendo más el cultivo hidropónico.

 

Para eliminar o reducir la incidencia de posibles daños, los centros de investigación desde los años 60 efectúan un enorme trabajo de saneamiento del material vegetal obteniéndose plantas certificadas, exentas de virus, controladas genéticamente y propagadas en viveros según unas normas especiales.

En Huelva, se encuentran plantas procedentes de viveros de altura, situados en altas latitudes, evitando de esta forma las transmisiones por virosis en las plantas y el número de horas de frío necesarias para romper la latencia de las plantas antes de trasplantarlas. 

Plagas y enfermedades de la fresa

Ante la limitación y reducción de productos que hacen frente a las plagas y enfermedades, los agricultores tienen un reto complicado para conseguir que su cultivo termine su desarrollo y tengan buena producción y de calidad.  

Las plagas con mayor incidencia en el cultivo de la fresa en Huelva son: 

  • Araña roja (Tetranychus urticae): es una de las plagas más peligrosas en la fresa.
  • Trips (Frankliniella occidentalis): dañan con su estilete los frutos y las flores de las plantas. 
  • Trips africano (Scirtothrips aurantii): es una plaga reciente que ataca a los brotes jóvenes e incluso a los brotes florales por lo que puede perjudicar muy seriamente el crecimiento, y por tanto, la producción. 

Las principales enfermedades detectadas en el cultivo de la fresa en Huelva son:

  • Botrytis (Botrytis cinerea): es un polvo grisáceo que recubre normalmente el fruto, aunque también puede afectar al resto de la planta.
  • Oídio: es un polvillo blanco que recubre el envés de las partes aéreas de las plantas.
  • Antracnosis (Colletotrichum spp.): es una podredumbre  que se manifiesta en frutos maduros aunque también puede darse en verdes, pero no es lo común. 

Tratamiento Nostoc Biotech

Nostoc fabrica productos ecológicos y vivos procedentes del humus de lombriz sólido. Las comunidades de microorganismos, fertilizan y protegen los cultivos reforzando sus defensas naturales, proporcionándoles vigor, producción y calidad.