Yesca de la Vid. Cómo Prevenir esta Enfermedad
(Tratamiento Completo)

La yesca de la vid es una de las principales enfermedades que afectan a este cultivo

¿Quieres saber cómo identificar la enfermedad de la yesca de la vid y cómo prevenirla?

En este artículo resolvemos estas dudas y también te proponemos un tratamiento completo y eficaz que protegerá tu cultivo desde el suelo. 

Esperamos que os sea útil.

¿Cómo se Identifica la Enfermedad de la Yesca en Vid?

La yesca de la vid es una enfermedad producida por un complejo fúngico representado por varias especies presentes en una misma planta. Los hongos implicados que producen esta enfermedad son: Stereum hirsutum, Phaeomoniella chlamydospora, Cylindrocarpon sp., Botryosphaeria obtusa y Fomitiporia punctata.

Estos hongos penetran en la madera de la vid a través de lesiones que se producen por la poda y a través de las heridas en las raíces provocadas por el paso de los aperos. Una vez dentro de la planta los patógenos se multiplican y se extienden rápidamente. Los síntomas que se observan son:

 

1Aparición de decoloraciones entre los nervios y los bordes de las hojas.

2Secado de los racimos.

3Conjunto de síntomas que se denominan “decaimiento de la vid”: se produce una pérdida gradual del vigor de la planta, se reduce el rendimiento y esto influye en la calidad de la cosecha.

En ocasiones, la yesca puede producir la muerte de una parte o de toda la planta en un periodo no determinado, que en ocasiones puede ser muy rápido.

Esta enfermedad cambia con el tiempo el modo de expresar los síntomas visibles. Durante unos periodos la planta enferma puede mostrar síntomas y en otros momentos, está aparentemente sana y sin síntomas.

¿Cómo prevenir la propagación de la Yesca?

Restaurar el suelo

Recomendamos como primera medida aplicar Humus líquido ya que al aplicarlo vamos a restaurar la microvida benéfica del suelo a la vez que nutrimos la planta. Ayudará a que la planta pueda defenderse por sí misma, ya que estamos tratando una planta enferma, que está bajo una situación de estrés. Aplicar entre entre 20-40 litros por hectárea.

Humus líquido

Reestructura y enriquece el suelo

Controlar la enfermedad

Con los productos Htpro BLACK y Htpro EBONY podemos proteger a la planta y controlar el desarrollo de la enfermedad. Aplicado a suelo controlaremos la enfermedad. Se deben aplicar 20 ml de cada producto por cepa afectada para tratamientos de choque. En caso de prevención podemos aplicar entre 5 y 10 litros por hectárea.

HTpro BLACK

Aumenta la capacidad inmunitaria

Reequilibrar el PH

Aplicando Bio NPK debido a la secreción por parte de los microorganismos de ácidos orgánicos, que harán que muchos de los nutrientes bloqueados del suelo puedan ser asimilados por la planta. Crea un entorno rico en metabolitos secundarios con efectos diversos tanto en los patógenos como en la salud de la raíz. Aplicar 50 ml por cepa afectada.

Bio NPK

Aumenta la capacidad de nitrógeno, fósforo y potasio.

Repetir el tratamiento de 2 a 3 veces por campaña

Más Consejos para tratar la Yesca de la Vid

–  Evitar la dispersión de la enfermedad desinfectando con alcohol o lejía diluida las herramientas que se utilizan en la poda, especialmente cuando hay cepas enfermas. La desinfección de las herramientas se debe llevar a cabo entre poda y poda de diferentes cepas, con independencia de si están infectadas o no.

–  Tratar de retrasar el periodo de poda de la vid todo lo posible, para que coincida con el tiempo seco. Es importante no podar en la víspera o en los días posteriores de días lluviosos.

–  Separar la poda de cepas sanas y enfermas, empezando por las que se encuentran sanas y dejando para el final la poda de las cepas que estén enfermas. Durante la poda de las cepas enfermas, las cepas circundantes pueden ser un inóculo de la enfermedad y hay que tratarlas como si estuvieran enfermas.

–  Llevar a cabo la poda en plantas en las que la incidencia de la enfermedad sea baja, pero en cepas con casos de enfermedad severa, lo adecuado es proceder a su arranque.

–  Evitar cortes de poda cuya herida sea grande, intentándolos hacer con la menor sección posible y cubriéndolos posteriormente con pasta cicatrizante protectora, que en ocasiones puede contener fungicida.

– Evitar la poda sobre madera vieja y realizar una poda en verde en la formación y la conducción de viñedos jóvenes, en lugar de eliminar los sarmientos en invierno. Utilizar material sano en las nuevas plantaciones y evitar durante los primeros años el forzado excesivo o el estrés de las plantas, con el fin de una producción prematura.

Es muy importante:

–  Conocer la enfermedad para valorar la presencia de ésta en las plantaciones y poder aplicar medidas que eviten la expansión por el resto de la explotación.

–  Hacer un control en los sucesivos años para ver la evolución de la enfermedad en las plantaciones afectadas. Se deben marcar las cepas que presentan síntomas en verano, para que en la época de poda se traten con las medidas adecuadas.